EXPANSION: "El deportista debe ser partícipe de sus inversiones"


Javier Arizmendi ha cambiado los terrenos de juego por el traje y la corbata sin traumas ni dudas. Jugador incisivo en área contraria, acumuló una dilatada trayectoria que le llevó a golear en el Atlético de Madrid, Deportivo, Valencia o Getafe, pero no descuidó su formación y le picó "el gusanillo de las finanzas". Desde hace más de un año es asesor en Tressis, donde aconseja y orienta a deportistas en la gestión de sus ahorros.

Aunque la retirada de la vida deportiva le llegó temprana, siempre tuvo claro el futuro. "Llegó un punto en que entendí que el fin estaba próximo y decidí centrarme en aspectos formativos para dar el salto a mi nueva etapa profesional", explica. "Estudié ADE mientras jugaba, luego hice un MBA y a la vez que generaba ahorros me llamó la atención el mundo de la gestión para optimizarlos, conocer los rendimientos de los diferentes activos, sus riesgos".

Otro modelo de gestión

Aunque no sufrió en carne propia malas experiencias económicas, sí que observó que "el foco no suele estar en ti y sí en la colocación de productos por parte de las entidades. Para ellos eres un cliente fácil, ya que el fútbol te exprime a todos los niveles y no te da tiempo para formarte lo suficiente en el ámbito financiero. Pensé que otro modelo era posible, con mayor interés por conocer las necesidades del cliente, ser empático, colocarte en su lugar. Ahí sí que hay un nicho en el que el asesoramiento especializado tiene cabida. El deportista de élite tiene un ciclo de ingresos muy corto pero muy elevado y en el que una buena planificación es vital", comenta convencido .

"Los activos más tangibles como el inmobiliario suelen estar sobreponderados entre los futbolistas"

Arizmendi cuenta con la ventaja de haber sido cocinero antes que fraile, lo que le allana el camino. "Cuando te diriges a ellos notas cierta sintonía. Te ven como un igual, saben que has estado en su sitio. Esa primera barrera está superada. Pero tengo clientes de todo tipo. Hay muchos contactos y potencial en el deporte, pero tampoco me quiero centrar sólo en ese ámbito", asegura.

El ladrillo y el conservadurismo definen las preferencias inversoras de los futbolistas. "Por norma general, los activos más tangibles, como el inmobiliario, suelen estar bastante sobreponderados en su patrimonio. Suelen ser muy cautos y conservadores, aunque hay mucha gente que se les arrima a ver qué pilla", reconoce.

Arizmendi quiere "iniciar una cruzada formativa" para cambiar la mentalidad de los deportistas. "Planifica tu patrimonio según tus necesidades de riesgo y crea paquetes con diversos horizontes temporales. El de diez años no tiene que estar en renta fija, es más rentable la variable, piensa en el capital riesgo... Puede que estés más tranquilo, pero ahí viene nuestro acompañamiento, no ser un mero ejecutor, sino hacerlos partícipes de sus inversiones para que se sientan más autónomos", incide.

"Mi enfoque es acompañarlos en el largo plazo, generar una relación de confianza y que cumplan sus objetivos. Lo importante es que continúen con nosotros después de su carrera. Mientras dura vives en una burbuja, pero se acaba y ahí es donde cobra más valor una buena gestión".


Posts Recientes

Archivo

Síguenos

  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon